Legislación sobre juegos de azar

Los juegos de azar dependen de la suerte, pero también de la habilidad del jugador por ponerla de su parte y de las circunstancias del juego. Y fue, llegado a este punto, cuando comenzaron a surgir las trampas que provocaron numerosos altercados entre los jugadores hasta llevar a la aparición de una legislación sobre el juego.

Esta legislación incluía acuerdos tácitos entre jugadores, reglas escritas y marcos legales que ponían orden y solucionaban los posibles problemas que surgieran. No obstante, la aparición de los juegos online en los últimos tiempos, ha hecho necesario el establecimiento de nuevas normas.

Los derechos de los jugadores

Actualmente, entre los derechos de los jugadores se establece la obtención de información clara y veraz sobre las normas del juego, así como su derecho a cobrar los premios, o a poder presentar reclamaciones cuando no se cumplan los dos puntos anteriores.

Entre las prohibiciones más comunes está la no participación de menores, y de personas que tengan vedada su participación por orden judicial o por incapacidad, en los juegos de azar de los casinos. Estas personas deben estar inscritas en el Registro General de Interdicciones de Acceso al Juego (RGIAJ).

Otro de los puntos más controvertidos es el de los préstamos de juego. En España, a los operadores de juegos de azar no se les permite conceder este tipo de créditos.

Juego responsable

La ludopatía es otro de los puntos calientes en cuanto a los juegos se refiere y una de las claves del llamado juego responsable. Para combatirla, las personas se puedan inscribir voluntariamente en el RGIAJ para que les sea vedada la posibilidad de participar en juegos de azar en casinos.

Para evitar ludopatías, estafas y usuras en el juego cada país introduce sus propias leyes. Este marco legislativo en España está contemplado en la llamada Ley de Regulación del Juego.